Terapia Vibracional
El ser humano está compuesto 70% por agua que es energía en movimiento. La música es vibración y a través de las diversas frecuencias y estados de meditación, es posible empezar un nuevo camino hacia la conexión interior, estando en pausa y calma.
A través del uso de cuencos tibetanos, instrumentos y la voz como herramienta de sanación, podrás ingresar a un espacio de relajación que te permita desconectarte de lo de afuera para conectar con tu interior.
Cuenco de canto budista